Tierras Altas, la opera prima del soriano Gabriel Atienza

Ha sido el escritor e investigador soriano Antonio Ruiz Vega en sus escritos quien más ha vinculado la misma toponimia de las Highlands escocesas con las Tierras Altas de Soria y confieso que, en mi “imaginario vivencial”, se encuentran igualmente entrelazadas desde hace tres décadas y más actualmente al tener a mi hijo Diego a un tiro de piedra de las Scottish Highlands.

Scottish Highlands desde la montaña  montaña The Cobbler . Foto: Diego Almazán

Panorámica de las Scottish Highlands desde la montaña The Cobbler . Foto: Diego Almazán

Gabriel-Atienza_Angel-Almazan_Ruta_Total

Gabriel Atienza con Ángel Almazán, tras el estreno de Tierras Altas

Así que cuando el joven músico soriano Gabriel Atienza Valero -cuya familia materna es originaria de la zona de Almarza-Matute de la Sierra que antecede a la citada comarca soriana- estrenó su opera prima, Tierras Altas, en el Conservatorio Superior de Música de Navarra el 16 de abril de este año, no pude por menos que estar allí presente y publicar previamente una larga entrevista que puede consultarse en soriaymas cuyo inicio es el que vemos en la siguiente imagen. Sigue leyendo

Anuncios

Celtesia y Jesús Las Heras Ramírez, música celta para Tierras Altas

Luis-Las-Heras_musico-en-ArnedoSoriano de nacimiento, de las Tierras Altas de Soria es el músico Jesús Las Heras Ramírez, y en tal función ha tocado un par de veces en San Pedro Manrique.  Le hemos conocido hace poco, nos ha gustado su música y la del grupo en el que está actualmente, Celtesia, creado en la riojana Arnedo.

Vives en Arnedo y me imagino que en tu juventud habrás subido en más de una ocasión al autobús de línea San Pedro Manrique-Arnedo que es recreado por José Luis Cuerda en la película Total, y del que hemos hablado en un post

– Desde luego que sí, no había entonces otro transporte público. Era toda una peripecia viajar en La Exclusiva, desde luego. Y por cierto que mi última visita a San Pedro Manrique fue a finales de agosto con Celtesia aunque  fue una pena porque era domingo y con las vacaciones subimos sin percusión y nos mermó mucho, pero fue un placer, y allí conocimos a ese cura tan majo que tienen los sampedranos, Toño Arroyo que además toca la guitarra. Sigue leyendo