Apocalipsis aquí, en Total de José Luis Cuerda

Julián de la LLana nos ha remitido hace dos días este artículo sobre Total (1983- José Luis Cuerda) escrito por Roberto González Miguel, publicado al final de la Revista de Cine 15 del Cine Club Uned-Soria correspondiente al curso 2008-2009, y que desconocíamos.

APOCALIPSIS AQUÍ

Roberto González Miguel

Total-en-CineClub_Uned_SoriA

TOTAL – Ficha técnica
España, 1983 – TVE.
Guión y dirección: José Luis Cuerda  / Fotografía: Juan Martín Benito  /  Música: José Nieto  /  Montaje: José María Biurrun   /   Decorados: José María Gómez   /   Escenografía: Fernando Sáenz   /  Producción: Alfonso García.
Intérpretes: Agustín González, María Luisa Ponte, Manuel Alexandre, José María Caffarel, Miguel Rellán, Alicia Sánchez,Eusebio Lázaro, Enriqueta Carballeira, Chus Lampreave, María elena Flores, Luis Ciges, Mercedes Lezcano, Carlos Velat, Fernando Vivanco, Elena Santonja, Carmen Santonja, Cristina Collado,
Tomás Bosqued.
Duración: 53 min.   /  DVD: FNAC.

Total-en-CineClub_Uned_Soria-2_Jose_Luis_Cuerda Las primeras imágenes muestran la inconfundible estampa de un pueblo soriano de las Tierras Altas. Aparece un rótulo sobreimpreso: Londres / London. A continuación, el pastor Lorenzo (Agustín González) señala al pueblo y dice: “Londres”. Luego, indica su rebaño y, como si fuera igualmente evidente, afirma: “ovejas”. Estamos en el año 2598, en pleno siglo 26 (“un sigo estupendo, de mucho avance, y muy animado. Pero este año las cosas no andan nada bien. Vamos, cómo irán de mal, que hace tres días ha sido el fin del mundo…”

Total, narrada por el pastor, que habla directamente a cámara, nos cuenta los extraordinarios sucesos de los últimos días en Londres, este típico pueblo castellano formado por la integración de planos rodados en San Pedro Manrique, Oncala y Yanguas, en la provincia de Soria…

Total_JOse_Luis_Cuerda_Roda

Se trata de fenómenos extraños que son signos del fin de los tiempos. El hijo del pastor (Manuel Alexandre)  adelanta en edad a su padre, cuando da un estirón de cuarenta años… Doña Paquita (María Luisa Ponte) se aparece en los momentos más inesperados, atravesando las paredes, y eso que ni siquiera está muerta… Las vacas quieren ir a la escuela… El panadero prefiere atracar directamente a los clientes, en lugar de ir ganando poco a poco con los márgenes comerciales, y de pronto rompe a hablar en francés subtitulado… El maestro sólo desea que los niños  se equivoquen en la tabla de multiplicar, porque si no, ¿qué hace él allí? Un ciego (Luis Ciges) recobra la vista probando todas las pastillas por orden alfabético… Las paredes se derrumban, y los muertos salen de las tumbas… Y al final, nos enteramos de que ese pueblo no es Londres… sino París.

El proyecto de Total nació como un encargo de TVE, en los (buenos) tiempos en que había espacio para la creatividad en televisión y se hacían programas especiales para presentarlos a festivales internacionales… José Luis Cuerda acababa de estrenar  con éxito su primer largometraje, la comedia Pares y nones (1982), y TVE le encargó una película de risa. A él no le hizo mucha gracia, porque quería hacer algo diferente (no se consideraba un director de comedia) y propuso infructuosamente varias ideas dramáticas. Finalmente, haciendo de la necesidad virtud, decidió hacer una película de risa, pero a su manera… De camino, inventó algo completamente nuevo y personal, que podríamos llamar ruralismo fantástico, que nace de la contradicción entre lo que vemos (el pueblo soriano) y lo que nos dicen (Londres), pero que se desarrolla con una lógica impecable, aunque pertenezca a un universo paralelo (véase la conversación del enviado del Vaticano con Doña Paquita sobre sus apariciones, acompañada de abundante anís).

La película se filmó, como decíamos, en San Pedro Manrique, Oncala y Yanguas, con un reparto de campanillas (lamentablemente Cuerda ve vio obligado a rodarla en 16 mm., porque no le dejaron hacerlo en 35). Aunque lo primero que le sale a uno es considerarlo un film surealista, el guionista y director  niega esa adscripción, señalando que él nunca ha frecuentado el teatro del absurdo, ni el surrealismo, que se siente más de Pío Baroja… Yendo más allá, Cuerda niega que, en el cine, sea posible un verdadero surrealismo, dado que éste supone un automatismo espontáneo que no es posible en el cine (que requiere escribir un guión, conseguir dinero, reunir un equipo, esperar, poner cámaras, cables y luces, etcétera).

El propio director destaca dos secuencias de Total como sus preferidas. Por un lado, los discursos paralelos de Chus Lampreave  y Agustín González sobre las virtudes de las vacas y las ovejas (Cuerda: “una de las cosas que más me gustan es que el espectador tenga la oportunidad de oír el mismo texto dicho por dos personas distintas y que resulte contradictorio, pero sin embargo perfectamente argumentable”); el pastor termina su exposición con una frase emblemática del film: “y esto en contra de la lógica… y de la realidad”. Por otro, el travelling de la conversación de Miguel Rellán y Enriqueta Carballeira, mientras pasean por un prado, en el que vemos transcurrir toda su historia de amor, de principio a fin.

Total se emitió por TVE en unas Navidades lejanas, el 26 de diciembre de 1983. Yo conservo perfectamente el recuero de haberla visto y de haberme entusiasmado (vamos, de haberme quedado patidifuso) con su humor e imaginación, con su extraña lógica fantástica… Pero la crítica no la entendió bien (EL PAÍS titulo “Total, nada”), aunque sí consiguió premio en el Festival de Montecarlo. Ahora hemos podido recuperar esta joya gracias a su reciente edición en DVD por FNAC.

Total,-Jose-Luis-Cuerda,-Oncala,-San-Pedro-Manrique,-Yanguas,-Soria    Una forma legítima, aunque incompleta, de ver Total es como un borrador o banco de pruebas  de Amanece, que no es poco (1988), obra maestra absoluta y película de culto donde las haya (hay quien ha dicho que es como el Rocky Horror Picture Show español, doy fe del entusiasmado reconocimiento que se produce cuando nos juntamos dos fanáticos  de este título y comenzamos a repasar sus escenas). Amanece, que no es poco (rodada ya en la provincia de Albacete) prolonga, desarrolla y perfecciona el tipo de humor único que Cuerda inventó en Total (no es raro que, en la memoria, se confundan a veces escenas de ambas películas, que además comparte varios actores: Ciges, Lampreave, Alexandre, Rellán). Y tuvo un tercer capítulo con Así en el cielo como en la tierra (1995). Esta trilogía, si se nos permite considerarla como tal, de ruralismo fantástico, es una apasionante rareza dentro del cine español.

Y todo empezó con Total, este mediometraje televisivo en el que tres pueblos de las Tierras Altas de Soria fueron Londres (o París), en los días del fin del mundo…

Los tres pueblos del rodaje de Total (José Luis Cuerda). Dibujo de

Los tres pueblos del rodaje de Total (José Luis Cuerda).:Oncala-San Pedro Manrique-Yanguas.  Dibujo de Jaime del Huerto publicado en el libro de Avelino Hernández, “Soria. Donde la vieja Castilla se acaba”.

 

Anuncios

Gracias por participar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s